domingo, marzo 08, 2009

Tu, yo y el destino

Cap 3: un surro sin sentido
Después del accidente no me atreví a pasar por la desviación de aquel día, lo malo era que ese tonto de Edward pasaba por mi casa todos los días, me tenia los nervios de punta. Un día salí de casa y el tonto estaba en la esquina.
-Espera, todavía estas enojada por lo que le paso a melisa?-me dijo Ósea que le pasa como se le ocurre preguntar algo así a caso es tonto o se hace, bueno digamos que es de nacimiento su forma de actuar, y saben lo que pregunto después “como estas?” , yo le respondí,
-Que como estoy? Qué crees tú? Después de lo que paso- dije yo enojada
-Yo supongo que mejor- me dijo
-Crees que estoy bien?, perdí a la única persona que me amaba, no he dejado de pensarla ni por un minuto ,siempre me pregunto por las noches que hubiera pasado si no te hubiera conocido, y si no te hubieras cruzado con nosotras y llevarnos a ese lugar, mi hermana aun seguiría vida a mi lado Salí corriendo de allí, recuerdo haber oído “ yo la amaba” pero no le tome en cuanta y seguí corriendo . Estuve tarde, noche y día pensando en las palabras que Edward dijo, “yo la amaba”. No sabia como confrontar esas palabras, seguramente el estaba sufriendo al igual que yo a perdida de mi hermana, y tal ves aun mas. Pero, esas palabras que le dirigió a ella seguramente lo torturaban, era un dolor inevitable para el, de alguna forma estábamos viviendo el mismo infierno, lo mejor será apoyarnos el uno al otro, a pesar de que el era un idota. - bien, lo haré- dije decidida y me levante de la cama, baje las escaleras a la mayor velocidad posible, mire para todos lados, y encontré lo que buscaba, un reloj, - 5:30- leí la hora en el reloj; Según lo que me había contado mi hermana, el salía a las 6:00 los días jueves, por practica de algo…. Ella siempre estuvo pendiente de las cosas que el idiota- como yo le llamaba- hacia, sabia los horarios, su cumpleaños, y muchas cosas mas- de verdad le gustaba- Tome mis llaves y Salí de las casa, rumbo al colegio. Camine lentamente por la vereda siguiendo el trascurso normal para llegar al colegio- el que deberíamos haber tomado- me dije a mi misma; la gente al pasar a mi lado me saludaba, y agachaba la cabeza, y Lugo al alejarse susurraban “ pobrecita, debe ser muy duro para ella”, yo solo hacia caso omiso a lo que decían y continuaba mi camino. Cuando llegue al colegio vi salir a Edward con los ojos hinchados, seguramente había estado llorando – para los hombres, con algo en el ojo- me dirigí hacia el, seguramente no me había visto hacia que me acerque a él y le di dos toquecitos con mi dedo índice en el hombro. El se dio vuelta y me miro desconcertado, con una rara expresión; el silencio abundo por unos momentos, hasta que se disidió a hablas. - hola..- dijo con vos decaída- que haces aquí?- pregunto sorprendido .. - bueno- tome aire- vine a decirte que, ya que los dos estamos viviendo el mis infierno, deberíamos apoyarnos y – dije velozmente y tome aire- que deberías olvidarla - ¿Qué?- pregunto muy sorprendido- no creo que eso será posible- suspiro..- tu no entiendes- al escuchar esas palabras la ira abrumo mis sentidos, y yo le conteste hecha una furia. - como que no entiendo?!, soy su hermana, y al menos tu la puedes olvidar pero yo no! Por que su recuerdo siempre estará presente en mi memoria- me di vuelta si comencé a caminar hacia la salida del colegio, mi intenciones eran buenas, no era para que me contestara así, algo tomo mi chaqueta, y vi como su mano la sostenía. - de acuerdo, la olvidare..- sus palabras fueron dulces y agradables. - es un trato- concluí.

4 comentarios:

MR. X dijo...

aqui un regalo de un desconocido...

Nicanor Parra (Chile, 1914)

Mujeres

La mujer imposible,
La mujer de dos metros de estatura,
La señora de mármol de Carrara
Que no fuma ni bebe,
La mujer que no quiere desnudarse
Por temor a quedar embarazada,
La vestal intocable
Que no quiere ser madre de familia,
La mujer que respira por la boca,
La mujer que camina
Virgen hacia la cámara nupcial
Pero que reacciona como hombre,
La que se desnudó por simpatía
(Porque le encanta la música clásica),
La pelirroja que se fue de bruces,
La que sólo se entrega por amor,
La doncella que mira con un ojo,
La que sólo se deja poseer
En el diván, al borde del abismo,
La que odia los órganos sexuales,
La que sólo se une con su perro,
La mujer que se hace la dormida
(El marido la alumbra con un fósforo),
La mujer que se entrega porque sí,
Porque la soledad, porque el olvido...
La que llegó doncella a la vejez,
La profesora miope,
La secretaria de gafas oscuras,
La señora pálida de lentes
(Ella no quiere nada con el falo),
Todas estas walkirias,
Todas estas matronas respetables
Con sus labios mayores y menores
Terminarán sacándome de quicio.

Taty dijo...

hola!! mm.. creo saber por donde va la historia seguro q la chica se ter,mina enamorando de edward pero linda historia de igual manera

~NiKoliN~ dijo...

ooo quiero saber como logra olvidar edward a la hermana !!!!!

*-*

m encanta la historia sigan asi!!!

ichirinnohana_is dijo...

Me gusta la historia^^

Besotes!!!!!!!!